sábado, 19 de marzo de 2011

¿Cómo mezclar los niños y las misiones?



















Cuando alguien me habla acerca de misiones vienen a mi mente misioneros extraordinarios que he conocido a lo largo de mi vida, los cuales han sido un ejemplo para mí de valor y entrega a Dios. También vienen a mi mente congresos extraordinarios a los que he asistido o de los que he oído hablar, pero muy pocas veces he oído hablar acerca de niños misioneros o de eventos de misiones para niños. Es más, pocas veces oímos de niños preparados para salir a evangelizar. ¿Es extraño no? 

La Palabra de Dios dice en Mateo 28:19 Id y haced discípulos a todas las naciones… Este versículo es uno de los más usados en temas como las misiones y en él, el Señor nos envía a todos a compartir el evangelio a todas las naciones, pero no menciona Adulto id por todo el mundo y lleva el evangelio. Este mandato o responsabilidad del creyente no es exclusiva de los adultos o al menos el versículo no lo dice así. Este mandato es para todo aquel que cree en Jesucristo como su Señor y salvador y esto también incluye a los niños.

El llamado a las misiones que el Señor nos da puede ser aun cuando sea es niño, pero ¿cómo lo hará si pocos niños son los que se encuentran en contacto directo con el significado verdadero de misiones, que en si es solo el llevar el evangelio a toda criatura? 

Sabemos que no podemos enviar niños a otros países con el fin de ser misioneros, pero con ellos podemos comenzar animándoles a compartir la Palabra de Dios en sus escuelas, es sus clases, a las que asisten por las tardes, animándoles a ofrendar para misiones, haciendo talleres para niños en los que ellos puedan empezar a conocer otros países, sus creencias, su situación tanto social, política, religiosa, etc.

Tal vez parezca extraño, pero no lo es. Podemos hacer muchísimos eventos y talleres para que los niños comiencen a estar en contacto con las misiones. Esto no es más que enseñar a los niños de qué se tratan las misiones. ¿Cuál es la labor de un misionero?, ¿Qué son las naciones? etc. Son conceptos que para muchos de los niños serán nuevos, pero que serán de su entera atracción. Mantener a los niños en contacto con el tema de las misiones los hará ser conscientes de la necesidad de todas las naciones por conocer la Palabra de Dios y conocer acerca del amor de Cristo al morir en una cruz por cada uno de nosotros.

Porque esto son las misiones: Ir y compartir el evangelio, y para compartir el evangelio no se necesita ser un adulto o ir a un país lejano. Un niño lo puede hacer, en su escuela o en sus colonias. Las misiones son tanto en países extranjeros como con nuestros propios alrededores y así es como los niños pueden comenzar a tener contacto con este mandato.

Inténtenlo y verán lo interesante que es notar cómo podemos involucrar en gran manera a los niños en este tipo de temas. Algo que les llama la atención es poder conocer a niños de otros países que se encuentran en diferentes situaciones que muchas veces no son las mejores. Pero también los harán conscientes de la gran bendición que ellos tienen al vivir en un país libre en el que se les permite jugar, comer y hablar de su salvador con una entera libertad. El niño es una personita enteramente capaz de meditar en estas situaciones alrededor del mundo y darse cuenta de la importancia de llevar el evangelio a todos esos lugares tan necesitados de la Palabra de Dios. Tal vez no podamos enviar niños a la India o a África o para más cerca aquí en nuestro propio país a la huasteca o a alguno de estos lugares tan necesitados de Dios. Lo que sí podemos hacer es preparar niños que reconozcan la importancia de llevar el evangelio a todas las naciones que podrán convertirse en misioneros, trabajando en la obra del Señor por todo el mundo, llevando el mensaje de amor y de perdón de nuestro Señor Jesucristo, y de esta manera convertirse en ejemplos de nuestras futuras generaciones que también serán llamados para llevar el mensaje a todas las naciones.

Vamos, intentemos en nuestras iglesias acercar a los niños a temas como las misiones, animándolos a trabajar desde pequeños en la obra del Señor.






0 comentarios:

Publicar un comentario